Operaciones de mantenimiento

Cualquier Distribuidor Oficial o filial de la marca puede hacerse cargo de su reloj Rolex para su mantenimiento.

Operaciones de mantenimiento

Las etapas de un servicio posventa completo

El personal competente registra sus posibles peticiones en el momento en que usted le entrega su reloj. A continuación, se le envía a un relojero.

Examen del reloj

Su reloj es minuciosamente examinado por un relojero, que estima las operaciones que hay que realizar y establece un presupuesto. Una vez aceptado, comienza el servicio de mantenimiento.

Examen del reloj
Operaciones de mantenimiento

Preparación del servicio

El movimiento, todavía coronado por la esfera y las agujas, se extrae de la caja, de la que se ha desprendido previamente el brazalete. Movimiento, caja y brazalete van a seguir caminos diferentes durante el proceso de mantenimiento, antes de volver a ensamblarlos al concluir el servicio.

Desmontaje del movimiento

Desmontaje del movimiento

El movimiento se desmonta por completo y todos los componentes se examinan con atención. Los que no cumplen con los criterios de Rolex se sustituyen sistemáticamente.

Lavado de los componentes del movimiento

Todos los componentes se lavan en una máquina de ultrasonidos mediante un baño que elimina la más mínima impureza.

Lavado de los componentes del movimiento

Ensamblaje del movimiento y lubricación

Los componentes se secan y a continuación el movimiento se vuelve a ensamblar por completo y se lubrica. El relojero ajusta una primera vez el movimiento de acuerdo con los criterios de la marca.

Ensamblaje del movimiento y lubricación

Roller 1
La caja se desensambla por completo y la carrura, el bisel, el fondo y el brazalete se pulen o satinan, en función del acabado original. Estas sutiles operaciones exigen destreza y delicadeza.
Ensamblaje de la caja
Una vez reavivados y limpios, los elementos de la caja se vuelven a ensamblar y las juntas de hermeticidad se reemplazan. Se pone a prueba la hermeticidad de la caja.
Encajado del movimiento
El movimiento, sobre el cual se han vuelto a montar la esfera y las agujas, se recoloca en la caja después de que el relojero haya efectuado un riguroso control técnico y estético de todos los elementos.
Prueba de precisión
Tras el encajado del movimiento, se evalúa una vez más la precisión cronométrica. El relojero procede a los últimos ajustes para que cumpla con las exigencias de Rolex.

A continuación, el relojero enrosca el fondo de la caja y entonces el reloj se pone a prueba, al menos durante veinticuatro horas. Esta prueba, propia de la marca, permite verificar el buen funcionamiento de su movimiento.

El fondo

Prueba de hermeticidad

La hermeticidad del reloj se controla con ayuda de una prueba realizada en el agua bajo presión y, a continuación, se vuelve a montar el brazalete en la caja.

Hermeticidad
Control final

Control final

El reloj ya está preparado para un control final. Durante el mismo, el relojero comprueba que sus funciones estén perfectamente operativas y que su estética sea irreprochable.