La historia del patrocinio de Rolex es la historia de la búsqueda de la excelencia perpetua, que se encuentra en los intereses de la marca, desde su relojería hasta las grandes figuras del deporte, la exploración y las artes.

El comienzo del siglo XX fue una época de exploración y de desafíos deportivos. En el mundo de la relojería, el fundador de Rolex Hans Wilsdorf, dispuesto a romper con los límites de lo imposible, pretendía remplazar los tradicionales relojes de bolsillo con una de las mayores innovaciones de su época —un reloj de pulsera, resistente al polvo y al agua.

Su visión se hizo realidad en 1926 con el lanzamiento del Rolex Oyster, el primer reloj de pulsera hermético. Para promocionarlo, invitó a Mercedes Gleitze —una joven mecanógrafa de Brighton y la primera británica en cruzar a nado el canal de la Mancha— a llevar un Rolex Oyster durante la travesía, que tuvo lugar al año siguiente. Al concluir el nado, tras más de 10 horas en las gélidas aguas, el reloj continuaba funcionando perfectamente. Con este logro histórico, Gleitze se convirtió en la primera Testimonial Rolex.

Mercedes Gleitze

Por esta época, los exploradores le pedían a Wilsdorf equipar con relojes Rolex sus expediciones, y él se dio cuenta que el mundo podía ser un laboratorio a cielo abierto para sus relojes. Los exploradores y los campeones deportivos podrían proporcionar datos sobre los relojes Rolex, permitiendo así mejorar su fiabilidad.

Wilsdorf no quería disfrutar de la gloria reflejada de los héroes, más bien quería crear colaboraciones importantes y brindar apoyo a largo plazo. Las relaciones creadas se basaron en principios firmes, visión compartida y respeto mutuo; esto es el patrocinio según la esencia Rolex.

En 1930, los vínculos de la marca con el automovilismo comenzaron con sir Malcolm Campbell. Entre 1924 y 1935, el «rey de la velocidad» estableció el récord mundial de velocidad terrestre nueve veces, además de romper la barrera de 300 mph (483 km/h).

Malcolm Campbell

Desde los años 1930, los alpinistas confiaron en los relojes de pulsera Rolex durante sus expediciones al Everest, donde las temperaturas y altitudes extremas proporcionaban un entorno de prueba perfecto para el relojero suizo. La expedición de 1953 liderada por sir John Hunt iba equipada con relojes Oyster Perpetual de Rolex. El 29 de mayo, dos personas del equipo (sir Edmund Hillary y Tenzing Norgay) lograron el primer ascenso con éxito al Everest. El Rolex Oyster Perpetual Explorer se presentó ese año para celebrar el histórico logro.

Exploración de montaña

A la hora de forjar alianzas con Testimoniales e instituciones —y de determinar los eventos a los que la marca brinda su apoyo— para Rolex siempre ha sido motivo de orgullo asociarse con personas y entidades que comparten los mismos valores.

Rolex es, y siempre ha sido, símbolo de la excelencia. La marca es conocida por su compromiso perpetuo a ir más allá de lo que se considera posible, garantizar la continuidad del savoir-faire y del conocimiento e invertir en el desarrollo de las generaciones futuras.

Estos principios rectores fueron fundamentales en 1957, cuando Rolex inauguró su colaboración con la hípica. La jinete de salto ecuestre británico, Pat Smythe, se convirtió en Testimonial y en un personaje famoso, resultando estar más que a la altura de los jinetes masculinos. Desde entonces, la marca ha tratado de transmitir su búsqueda de la excelencia y de grandes logros fomentando las colaboraciones con los mejores jinetes y competiciones en salto ecuestre, doma clásica y concurso completo. Este compromiso con la excelencia hizo que la marca se convirtiera en el patrocinador fundador del Rolex Grand Slam of Show Jumping que consta de cuatro Majors.

Publicidad Testimonial

En 1958, Rolex forjó vínculos con la vela, empezando por el New York Yacht Club. Desde entonces la marca ha afianzado esta relación, apoyando a los clubs más influyentes y a las 15 regatas internacionales más importantes.

Rolex y la vela

Trabajando en su colaboración con sir Malcolm Campbell, en 1959 Rolex renovó una de sus primeras relaciones deportivas al colaborar con la Daytona International Speedway®, hogar de la icónica competición actualmente conocida como la Rolex 24 At DAYTONA. En 1963, Rolex otorgó el nombre Cosmograph Daytona a su modelo más reciente para simbolizar su conexión con la famosa pista de Estados Unidos. Conocido simplemente como «Daytona», el reloj simboliza una historia marcada por la pasión por la velocidad y el automovilismo, y ha alcanzado el rango de icono como uno de los cronógrafos más conocidos del mundo.

Daytona Beach

Lejos de tierra firme, el hombre y la máquina se enfrentan a nuevos límites —o en este caso, profundidades— el 23 de enero de 1960, cuando el teniente de la Marina de los Estados Unidos Don Walsh y el oceanógrafo suizo Jacques Piccard se unieron en la inmersión del batiscafo Trieste a la fosa de las Marianas, el punto más profundo de los océanos, alcanzando el fondo marino a 10 916 metros de profundidad. A esa profundidad, el agua ejercía una enorme presión sobre el navío y el reloj Rolex experimental, el Deep Sea Special, amarrado al exterior del casco. El Trieste emergió cerca de nueve horas más tarde con el reloj intacto.

<i>Trieste</i>

La búsqueda de la excelencia de la marca se manifiesta en sus estrechos vínculos con el golf, sellados con un apretón de manos entre Rolex y Arnold Palmer en 1967. Palmer y dos de sus mayores rivales y amigos, Jack Nicklaus y Gary Player —Los Tres Grandes— popularizaron el golf mundialmente. Desde esta colaboración histórica con tres de los grandes del golf, la relación entre Rolex y el golf ha prosperado, logrando un alcance mundial.

Los Tres Grandes

La marca ha apoyado a deportistas en todos sus niveles: desde jugadores legendarios como Tiger Woods y Annika Sörenstam, hasta golfistas junior y aficionados. Hoy día, Rolex patrocina muchos de los torneos más prestigiosos y forma parte de la propia estructura del antiguo deporte. La relación entre la marca y el deporte representa la calidad, la elegancia, la fiabilidad y el espíritu pionero.

Socio Golf

En 1968, otro campeón deportivo se convirtió en Testimonial: el piloto de carreras sir Jackie Stewart, ganador de tres FIA Formula One World Championships™. Rolex sigue siendo un campeón de la Fórmula 1 como Socio Mundial y Cronómetro Oficial, además de Patrocinador Principal de exclusivas carreras Grand Prix. Estas competiciones de resistencia y destreza forman la unión perfecta con los relojes emblemáticos.

Sir Jackie Stewart

A finales de los años 1970, Rolex extendió su apoyo a los mejores tenistas y eventos, marcando el inicio de una colaboración perfecta con los principios de la marca suiza. El reloj Rolex ha marcado el tiempo oficial en The Championships, Wimbledon desde 1978, año en el que Chris Evert se convirtió en la primera tenista Testimonial. La marca patrocina ahora los cuatro eventos de Grand Slam® así como las primordiales competiciones por equipos, la Davis Cup y la Laver Cup y otro torneos de élite. Los nombres de numerosos tenistas Testimoniales Rolex están grabados en estos preciados trofeos, incluyendo el cinco veces campeón de Wimbledon, Björn Borg, y uno de los mejores tenistas de todos los tiempos, Rod Laver. Inspirado por el australiano, el campeón suizo Roger Federer ha sido ganador de un récord de 20 títulos individuales de Grand Slam®.

Rolex y el tenis
  • The Championships, Wimbledon
  • Australian Open
  • Roland‑Garros
  • US Open

Tras medio siglo de apoyo a exploradores y deportistas, Rolex amplió su compromiso con la excelencia en otro ámbito de excepcional rendimiento. En 1976, la famosa soprano Dame Kiri Te Kanawa se convirtió en la primera Testimonial Rolex en las artes, y años más tarde se unió el tenor español Plácido Domingo.

Dame Kiri

A continuación llegaron otros nombres del mundo de la ópera, incluyendo a la mezzosoprano Cecilia Bartoli, el bajo barítono sir Bryn Terfel y la soprano Sonya Yoncheva. Gustavo Dudamel, director de orquesta y musical de la Filarmónica de Los Angeles, y la pianista Yuja Wang son Testimoniales del mundo de la música clásica, aunque también se ha colaborado con artistas de música popular como Michael Bublé.

Michael Bublé

La alianza entre Rolex y las artes es ahora una característica esencial del panorama de la cultura global. La marca colabora con instituciones prestigiosas, incluyendo óperas principales como el Teatro alla Scala, la Royal Opera House y la Met. Su patrocinio de las artes se extiende actualmente a la arquitectura, los festivales de música y la Orquesta Filarmónica de Viena.

La Scalla

En 2017, en una colaboración con la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, Rolex se enorgullece de patrocinar los Oscars®, así como Founding Supporter del nuevo Museo de la Academia Cinematográfica en Los Ángeles. Rolex también mantiene lazos con los destacados directores James Cameron, Martin Scorsese, Kathryn Bigelow y Alejandro G. Iñárritu.

Rolex y el cine

En todas sus actividades de patrocinio, Rolex respalda la transmisión de conocimiento y savoir-faire de una generación a la siguiente. La Iniciativa Artística para Mentores y Discípulos ofrece a artistas emergentes tiempo para aprender, crear y crecer. Fundada en 2002, se basa en la creencia de que el arte es una continuidad, una acumulación de experiencias pasadas generación tras generación, y de que todos los artistas se inspiran en aquellas personas que llegaron antes que ellos.

RMP

A través de los Premios Rolex a la Iniciativa, el fomento de las generaciones futuras se ha hecho también posible para exploradores y científicos ambientalistas. Los Premios se fundaron en 1976 por André J. Heiniger, por aquel entonces presidente de Rolex, para conmemorar el 50.º aniversario del Rolex Oyster, el primer reloj de pulsera hermético del mundo. Los Premios Rolex a la Iniciativa pretendían ser una única celebración. Sin embargo, despertaron tanto interés internacional que Heiniger y Rolex los transformaron en un programa continuo que, desde entonces, ha apoyado a 150 Laureados cuyos proyectos han contribuido de forma significativa y a nivel internacional a mejorar las condiciones de vida y a proteger nuestro planeta. Encarnan la determinación de la empresa por contribuir a un mundo más amplio.

RAE

Mientras que los primeros Testimoniales fueron hombres y mujeres que desafiaron los elementos simplemente por explorar, en las últimas décadas Rolex se ha dirigido a exploradores que investigan activamente para preservar nuestra naturaleza.

Rolex respalda actividades científicas que salvaguardan grandes extensiones del planeta escondidas entre las olas. La legendaria oceanógrafa Sylvia Earle, Testimonial desde hace muchos años, conoce de primera mano las amenazas a las que se enfrentan los océanos. Con una carrera submarina de más de 50 años, Earle ha trabajado sin descanso para educar al mundo y conservar esos entornos. En 2014, Rolex anunció su apoyo a su iniciativa Mission Blue para proteger áreas marinas.

Rolex y el cine

El inquebrantable compromiso de Rolex con el futuro de nuestro planeta va más allá del patrocinio tradicional. Estos esfuerzos son una declaración de esperanza de que nuestro legado común será preservado durante generaciones. Durante más de 90 años, el patrocinio de Rolex ha crecido hasta contar con una extraordinaria selección de talento de una miríada de disciplinas, al igual que los eventos y organizaciones con los que colaboran.

RAE

Todos desean sobrepasar los límites de sus campos, cumpliendo con los principios del padre fundador de Rolex, Hans Wilsdorf, quien dijo: «Nuestra tarea no ha finalizado aún, estamos dispuestos a redoblar nuestros esfuerzos. Pero lo que se ha conseguido en el pasado sirve para fortalecer mi fe en el futuro.»

Compartir esta página