Es necesario actualizar su navegador

Bienvenido a rolex.com. Para proporcionarle la mejor experiencia posible, rolex.com requiere una actualización del navegador. Utilice una versión más reciente de su navegador para visitar nuestro sitio web.

Siga a Rolex en WeChat escaneando el código QR.
Rolex Deepsea Challenge -La inmersión de James Cameron
Rolex participó activamente en la histórica expedición de James Cameron, la Deepsea Challenge. Descubra el espíritu del nuevo Rolex Deepsea.

Hacia las mayores profundidades de los océanos

James Cameron y la Deepsea Challenge

El 26 de marzo de 2012, el sumergible de la expedición, tripulado por James Cameron, descendió 10 908 metros (35 787 pies) para alcanzar el Abismo Challenger (o Challenger Deep), el punto más profundo del océano.

Fosa de las Marianas

Un valle oscuro en el Pacífico

La Fosa de las Marianas, que se extiende como un arco alrededor de las Islas Marianas en el Océano Pacífico, es el lugar más profundo de los océanos del mundo. El punto más profundo de la fosa, el Abismo Challenger, se encuentra a una profundidad de 11 000 metros aproximadamente (cerca de 7 millas) bajo la superficie. Si el Monte Everest, la cima más alta del mundo, estuviera en la fosa, aún habría unos 2 000 metros de agua sobre él (1,3 millas).

Una hazaña de ingeniería

Rendimiento a escala

En 2012, la innovadora arquitectura de caja del Rolex Deepsea y su sistema Ringlock sirvieron de base al diseño del reloj experimental Rolex Deepsea Challenge, cuya hermeticidad estaba garantizada hasta una profundidad de 12 000 metros (39 370 pies).

Para alcanzar este nivel de rendimiento, los ingenieros de Rolex solo tuvieron que aumentar el tamaño del Rolex Deepsea comercial de 44 mm a 51,4 mm, sacrificando comodidad por máxima resistencia a la presión. El único límite práctico para el rendimiento del Rolex Deepsea es que tiene que poder llevarse en la muñeca.

Del
Rolex
Deepsea
al
Rolex Deepsea
súper resistente

La inmersión individual más profunda

Un reloj para el reto más profundo

El sumergible de James Cameron llevaba en su brazo manipulador hidráulico un reloj experimental Rolex Deepsea Challenge, fabricado especialmente para este propósito, y dos más fijados en el casco. Mediante una mejora de la tecnología desarrollada para el reloj de submarinismo Rolex Deepsea, hermético hasta 3 900 metros (12 800 pies), los ingenieros de Rolex crearon un modelo experimental cuyo cristal es capaz de resistir la aplastante presión de unas 12 toneladas. Los relojes Rolex Deepsea Challenge emergieron intactos de su inmersión en este frío, oscuro y estéril mundo, a unos 11 kilómetros (7 millas) bajo la superficie del Océano Pacífico. Midieron el tiempo con precisión a lo largo de casi 7 horas bajo el agua, tal como lo demostró Cameron consultando el reloj en el brazo hidráulico en el fondo de la Fosa de las Marianas.