Es necesario actualizar su navegador

Bienvenido a rolex.com. Para proporcionarle la mejor experiencia posible, rolex.com requiere una actualización del navegador. Utilice una versión más reciente de su navegador para visitar nuestro sitio web.

Siga a Rolex en WeChat escaneando el código QR.
La Esencia Rolex - Sometidos a pruebas extremas - Relojes Rolex
Cada uno de los relojes Rolex se somete a pruebas extremas antes de abandonar la sede Rolex. Descubra más acerca de estas pruebas en la Página Oficial de Rolex.
Sometidos a pruebas extremas

Sometidos a pruebas extremas

La Esencia Rolex

Testado
tes • ta • do
  1. Someter nuestros relojes a situaciones extremas que probablemente no tengan que experimentar jamás.
  2. Una serie de pruebas muy exigentes diseñadas para garantizar la excelencia de nuestros relojes en el mundo real.
  3. La única manera de garantizar más velocidad, más aventura y más profundidad para quien lleva un Rolex.
  4. La única manera de crear, mejorar e innovar constantemente.
  5. La Esencia Rolex.
Búsqueda de la excelencia Rolex

PRUEBAS SUPERADAS

Fiabilidad

EL OYSTERLOCK

El cierre perfecto

Golpes accidentales y gestos cotidianos —y por supuesto, ascensos a escarpadas cumbres o inmersiones a grandes profundidades— pueden someter el brazalete y el cierre de un reloj a las sacudidas más bruscas. Durante la fase de desarrollo, el Oysterlock de nueva generación incorporado a los modelos Profesionales de Rolex soportó 26 tipos de caídas distintas. También fue sumergido en tanques de cloro y agua salada con arena, donde se abrió y cerró decenas de miles de veces —tres veces más de los movimientos de un cierre en un ciclo de vida normal—, para garantizar la funcionalidad completa del reloj incluso en las condiciones más duras.

Rolex Oysterlock
Prueba

A PRUEBA DE GOLPES

Resistencia a los choques

Los relojes Rolex deben someterse a más de 20 pruebas de caída distintas antes de su comercialización. La prueba de homologación más dura es la que lleva el revelador nombre de bélier (carnero, en francés). Esta herramienta de choque somete cada reloj a un impacto equivalente a 5000 G, cientos de veces superior a la de una simulación de accidente de automóvil. A pesar de la dureza de las pruebas, el reloj debe quedar intacto y ser plenamente funcional tras ellas, y debe responder en la vida real a los más estrictos estándares tan propios de Rolex en lo que respecta a su precisión y aspecto.

PRUEBAS DE HERMETICIDAD RIGUROSAS

Desafío a los elementos

Todos los modelos Oyster Perpetual están equipados con la caja Oyster, lo que proporciona al movimiento una protección óptima contra agua, polvo y golpes. Antes de su distribución, cada reloj Oyster se sumerge en el agua y se somete a una presión un 10 % mayor que la que se encuentra en la profundidad especificada en la garantía, y un 25 % mayor en el caso de los relojes para submarinistas. Esto no sólo significa que cada Rolex puede soportar hasta 100 metros de presión bajo el agua, sino que ya los ha soportado.

Pruebas de hermeticidad de Rolex
Tanque de prueba del Rolex Deepsea

EL TANQUE DE PRUEBA DEL DEEPSEA

Profundidades extremas

Para garantizar la hermeticidad del reloj de submarinismo Rolex Deepsea a la profundidad extrema de 3900 metros (12 800 pies), Rolex pone a prueba cada ejemplar en un tanque de alto rendimiento diseñado para la ocasión. Este tanque hiperbárico de acero inoxidable se ha elaborado a partir de una sola pieza y pesa 1,3 toneladas. Éste reproduce una presión de 4875 metros (16 000 pies) bajo el nivel del mar, cerca de un 25 % más de lo que aparece indicado en la esfera del reloj. La presión que ejerce el agua sobre el reloj a esa profundidad equivale a una fuerza de 4,5 toneladas; con una fuerza tan destructiva como esta, el menor fallo en él podría causar la implosión. Por razones obvias, todos los relojes Rolex Deepsea a la venta han sobrevivido a esta prueba.

VARIOS AÑOS EN UNA SEMANA

Pruebas de envejecimiento

En la sede de Plan‑les‑Ouates, detrás de un cristal de seguridad, un extraño robot blanco está sumido día y noche en una constante actividad febril. Un brazo articulado y sólidamente fijo en una base somete el reloj a toda una serie de movimientos aparentemente aleatorios que se repiten a intervalos regulares. En realidad, el robot reproduce los movimientos típicos del propietario de un Rolex, alternando gestos cotidianos con la acción del brazo durante la práctica de un deporte como correr, además de algún que otro golpe suave. El robot está diseñado para reproducir varios años de uso en una semana para confirmar rápidamente a los creadores sus suposiciones sobre el rendimiento del reloj.

Pruebas de envejecimiento de Rolex
Precisión con certificado Rolex

EL SELLO VERDE

Precisión con certificado

La Esencia Rolex

Explore más