Nuevo
Oyster Perpetual
Explorer

La llamada de las cumbres

Rolex presenta el Oyster Perpetual Explorer de nueva generación.

Con sus 36 mm de diámetro, retoma el tamaño del modelo original que vio la luz en 1953 tras el primer ascenso a la cima del Everest, logrado por sir Edmund Hillary y Tenzing Norgay el 29 de mayo de ese mismo año.

El Explorer de nueva generación se presenta principalmente en versión Rolesor amarillo (combinación de acero Oystersteel y oro amarillo de 18 quilates). La esfera negra, que pasa a ser lacada, luce los índices y los emblemáticos números 3, 6 y 9 que forjan la identidad de este reloj, estandarte del espíritu aventurero y la perseverancia que conducen a las grandes hazañas.

La visualización Chromalight del Explorer de nueva generación es especialmente eficiente. Una vez el reloj está sumido en la oscuridad, la intensidad de la tenue luz azul emitida por los índices y las agujas se mantiene durante más tiempo gracias al innovador y exclusivo material luminiscente del que estos elementos de visualización están rellenos o cubiertos. A la luz del día, su tono blanco es más vivo.

El Explorer de nueva generación está equipado con el calibre 3230, un movimiento a la vanguardia de la tecnología relojera.

Como todos los relojes Rolex, el Explorer cuenta con la certificación de Cronómetro Superlativo, que garantiza su excelente rendimiento en la muñeca.

Un instrumento de exploración

Presentado en 1953, el Explorer simboliza la relación privilegiada que une a Rolex con el mundo de la exploración. Y es que, ya desde la década de 1930, la marca dota de relojes Oyster a numerosas expediciones al Himalaya, entre ellas la encabezada por sir Edmund Hillary y Tenzing Norgay, los dos primeros alpinistas que coronaron el Techo del Mundo, a 8848 metros de altitud. Esta iniciativa pionera ilustra la voluntad de la marca de hacer del mundo un laboratorio para poner a prueba sus relojes en condiciones reales con el fin de optimizarlos continuamente. Así, las observaciones que Rolex recopila entre los miembros de las diferentes expediciones influyen directamente en la evolución de sus relojes, siempre con vistas a un incremento de su precisión y robustez.

El Rolesor, la unión del oro y el acero

Combinación de oro de 18 quilates y acero Oystersteel en un mismo reloj Rolex, el Rolesor supone una verdadera firma de la marca desde 1933, fecha en la que se registró el nombre. Es el encuentro de dos metales: uno, noble y precioso, fascina por su brillo e inalterabilidad; el otro, reputado por su resistencia a la corrosión, garantiza robustez y fiabilidad. Estas características reflejan la fusión de elegancia y rendimiento lograda por los relojes Rolex.

En el Explorer de nueva generación en versión Rolesor amarillo, el bisel, la corona y los eslabones centrales del brazalete son de oro amarillo de 18 quilates, mientras que la carrura y los eslabones laterales del brazalete son de acero Oystersteel.

La caja Oyster, símbolo de hermeticidad

Ejemplo de robustez y fiabilidad, la caja Oyster del Explorer de nueva generación, de 36 mm de diámetro, garantiza una hermeticidad de hasta 100 metros de profundidad. Su carrura se trabaja a partir de un bloque macizo de acero Oystersteel, una aleación especialmente resistente a la corrosión. Su fondo, con un fino sistema de acanalado, está herméticamente enroscado con ayuda de una herramienta especial; tan solo los relojeros autorizados por Rolex pueden acceder de este modo al movimiento. La corona Twinlock, provista de un sistema de doble hermeticidad, se enrosca sólidamente a la caja. El cristal está realizado en zafiro prácticamente imposible de rayar. Totalmente hermética, la caja Oyster protege de forma óptima el movimiento que alberga en su interior.

Explorar la galería

  • Nuevo Explorer en acero Oystersteel.
  • Visualización Chromalight optimizada.
  • Nuevo Explorer en versión Rolesor amarillo.
  • Nueva versión Rolesor.
Explorer Rolesor

Brazalete Oyster y cierre de seguridad Oysterlock

El Explorer de nueva generación está provisto de un brazalete Oyster. Desarrollado a finales de la década de 1930, este brazalete de tres elementos destaca por su robustez.

El brazalete Oyster de este nuevo reloj está equipado con un cierre de seguridad desplegable Oysterlock, diseñado y patentado por Rolex, que previene cualquier apertura involuntaria. Dispone del cómodo sistema de extensión rápida Easylink, desarrollado por Rolex, que permite ajustar fácilmente su longitud en torno a unos 5 mm. Además, un sistema de fijación invisible ofrece una perfecta continuidad visual entre el brazalete y la caja.

Certificación de Cronómetro Superlativo

Como todos los relojes Rolex, el Oyster Perpetual Explorer cuenta con la certificación de Cronómetro Superlativo redefinida por Rolex en 2015. Esta denominación atestigua que cada reloj que sale de los talleres de la marca ha superado con éxito una serie de pruebas llevadas a cabo por Rolex en sus laboratorios internos y con arreglo a sus propios criterios.

Explore más

Compartir esta página