Es necesario actualizar su navegador

Bienvenido a rolex.com. Para proporcionarle la mejor experiencia posible, rolex.com requiere una actualización del navegador. Utilice una versión más reciente de su navegador para visitar nuestro sitio web.

Siga a Rolex en WeChat escaneando el código QR.

Roger Federer

CADA ROLEX TIENE UNA HISTORIA QUE CONTAR

Roger Federer es uno de los mejores tenistas de todos los tiempos, al haber ganado 19 Grand Slam® y al ostentar el récord de mayor número de victorias en Wimbledon. Sin embargo, para el suizo Federer, el tenis no siempre fue una cuestión de batir récords. No fue hasta el 2009, el verano que coincidió con el nacimiento de sus primeras gemelas, cuando Roger batió el récord de Grand Slam® de todos los tiempos establecido por Pete Sampras, consolidando así su definición personal de excelencia. El Rolex que llevaba puesto ese día le hace revivir un verano importante.

Rolex y Roger Federer - Cada Rolex tiene una historia que contar
Descubra la afinidad de Roger Federer con Rolex. Gran tenista y embajador Rolex, entregado al deporte y a su Rolex Datejust II.

«Me di cuenta de que podría ser el primer jugador suizo en convertirse en número uno mundial. Fue entonces cuando entendí que podía lograr cosas que nadie había conseguido antes».

Batir récords nunca tuvo mucha importancia para mí. Mis objetivos siempre fueron muy sobrios y en absoluto extraordinarios: quizás alguna vez soñé con figurar entre los 100 mejores jugadores del mundo, o entre los 10 mejores, pero sin más. Sin embargo, lo que sí he intentado siempre es alcanzar mis sueños.

Lo que de verdad cambió mi vida fue el haberme ido de casa a los 14 años para entrenarme en el National Tennis Center de Suiza. En ese momento fue cuando me convertí en un hombre: esos fueron los tres años más cruciales de mi vida. Durante ese tiempo, me esforcé en comprender el mecanismo de la fuerza mental. 

Aún así, tardé seis años más en sentirme a gusto en una pista de tenis. Aprendí las lecciones de la manera más ardua, sufriendo grandes decepciones tras perder un partido tras otro por culpa de no saber controlar las emociones. Cuando por fin aprendí a controlarlas, me procuró tal satisfacción que jamás volví a cambiar. 

Suiza, mi tierra natal, ha sido muy importante para convertirme en la persona que soy hoy. Con el tiempo me di cuenta de que podría ser el primer jugador suizo en convertirse en número uno mundial. Fue entonces cuando entendí que podía lograr cosas que nadie había conseguido antes. Y así ocurrió. Me fijé este objetivo, y de rivalidades, récords por batir y competiciones en las que me encantaba jugar saqué motivación e inspiración.

«Cada vez que miro el reloj, me trae un vivo recuerdo de ese día».

Y entonces llegó el 2009. Acababa de ganar Roland Garros por primera vez ese verano e iba a Wimbledon a intentar batir el mejor récord de Grand Slam® de todos los tiempos establecido por Pete Sampras. Cuando gané el torneo y batí el récord en un partido épico a cinco sets contra Roddick, no me lo podía creer. No pude despuntar en todo el partido hasta el último juego, y ahí llegó mi victoria. Cuando por fin levanté el trofeo, llevaba el Rolex puesto en la muñeca.

El Rolex Datejust II de Roger Federer

Por eso este reloj es tan importante para mí. Cada vez que lo miro, me trae un vivo recuerdo de ese día. Pete Sampras vino a presenciar las finales, pues afirmó que quería estar presente cada vez que yo tuviera la oportunidad de batir su récord. Björn Borg y Rod Laver vinieron, John McEnroe era el comentarista... Muchas leyendas del tenis estaban allí. Cuando salí de la pista, recuerdo que todos vinieron a felicitarme por haber batido el récord. Fue magnífico sentir el cariño de la familia del tenis, lo cual es muy importante para mí.

Cada vez que me pongo el Rolex, recuerdo esos momentos felices de mi vida. También me recuerda que si no te esfuerzas en lo que haces, otros lo harán y, con el tiempo, te acabarán superando. Así que, hasta cierto punto, debes mantenerte inflexible y firme, pero siempre ser justo y jugar con estilo. Creo que eso es lo más importante.

Descubra sus historias

#EveryRolexTellsAStory