Es necesario actualizar su navegador

Bienvenido a rolex.com. Para proporcionarle la mejor experiencia posible, rolex.com requiere una actualización del navegador. Utilice una versión más reciente de su navegador para visitar nuestro sitio web.

Siga a Rolex en WeChat escaneando el código QR.

Lara Gut

Cada Rolex tiene
una historia que contar

La campeona suiza de esquí alpino, Lara Gut, apareció en el panorama internacional de esquí alpino con 16 años, y desde entonces se ha convertido en uno de los mejores talentos del deporte. En 2008 logró ser la esquiadora más joven en ganar un Super-G de la Copa del Mundo. La temporada 2015-2016 marcó un punto culminante en su carrera con dos Globos de Cristal, incluyendo su título general de la Copa del Mundo. A pesar de haber superado una lesión previa y una gran presión, Gut comenzó la siguiente temporada con una imponente victoria en el eslalon gigante de Sölden. Su reloj Rolex es un recordatorio de esa victoria, y aún más importante, de la valiosa lección que aprendió ese día.

Every Rolex Tells a Story - Lara Gut

«Ser una campeona significa ser una persona que puede enseñarle a los demás cómo mejorar, cómo ponerse a prueba».

Mi tía me regaló mi primer par de esquís en mi primer cumpleaños, en primavera. Al parecer, me pasé todo el verano andando por el jardín con los esquís, y cuando llegó el invierno, estaba lista para esquiar. Siempre me ha encantado esquiar. Para mí era algo natural. Y de alguna forma, sin darme cuenta de cómo pasó, estaba compitiendo en la Copa del Mundo, pero fue divertido.

 

Hay una clara diferencia entre ser una esquiadora y ser una esquiadora profesional. Cuando eres una niña, solo esquías. Cuando llegas a una Copa del Mundo o te conviertes en profesional, esquiar se transforma de algún modo en muchas otras cosas. Este fue mi mayor problema al comienzo de mi carrera, era demasiado. Tenía todas las miradas fijas en mí. Empecé con 16 años en la Copa del Mundo y no sabía cómo manejarlo todo. Cuando tenía 15 años, yo solo esquiaba. Un año después, todo el mundo tenía una opinión sobre mí. 


Ser una campeona significa ser una persona que puede enseñarle a los demás cómo mejorar, cómo ponerse a prueba. Tuve unos padres fuertes que me ayudaron diciéndome: «Haz lo que quieras, ten claras tus metas y lucha por ellas». Pienso que la clave es hacer una buena combinación de todo: de luchar, entrenar, descansar, creer en ti misma, y estar rodeada de personas maravillosas, porque sola no se llega a ningún sitio. La variedad marca la diferencia.

Reloj Rolex de Lara Gut

En 2016 gané por primera vez el título general de la Copa del Mundo. Fui capaz de llevar el Globo de vuelta a Suiza tras más de 20 años. Fue un momento realmente emocionante porque tuve la sensación de que todas las personas con las que trabajé me habían llevado hasta ahí.

 

Volver a Sölden tras esa temporada fue un gran desafío; la semana previa a la carrera me estuve sometiendo a mucha presión. Pensé: «Vale, ahora poseo un título, se supone que soy mejor. ¿Qué debería hacer?». El día antes de la carrera, otra competidora me dijo: «Solo esquía». Me di cuenta de lo poderosa que es nuestra mente: puedes ganarlo todo solo porque tu mente te dice que puedes, pero puedes perderlo todo simplemente por meterte en líos. Tu mente es tu peor enemiga, o puede ser tu mejor aliada. Sölden fue un gran desafío para mí, pero me siento agradecida por haberlo vivido, he aprendido mucho de ello. Todo fue más fácil después de Sölden.

«Me di cuenta de lo poderosa que es nuestra mente: puedes ganarlo todo solo porque tu mente te dice que puedes, pero puedes perderlo todo simplemente por meterte en líos».

Mi reloj lleva grabado «22 de octubre de 2016». Es la fecha de mi victoria en Sölden. Vi este reloj hace muchos años y pensé: «Este reloj será para un momento especial». En Sölden tuve la impresión de que el reloj me había estado esperando durante meses, años. Pero tenía que ser en el momento correcto. Era el momento correcto para obtener algo que me recordase esa carrera y la lección que aprendí ese día.

 

Creo que es importante tener objetivos intermedios en tu vida, no siempre son las victorias las que te cambian. Mi padre me enseñó que: «El proceso es lo que marca la diferencia, no el resultado». Este reloj es el proceso. Me recuerda a la persona que era en la línea de salida y a la persona diferente que fui en el final, porque he aprendido algo, y con esas lecciones puedes cambiar tu vida, puedes mejorar y avanzar. Por eso este reloj no solo me recuerda la victoria. Me recuerda todas las historias y sentimientos que tuve en Sölden. Una victoria solo dura un día, luego desaparece. Una lección... puede ayudarte durante toda la vida.

«Este reloj no solo me recuerda la victoria. Me recuerda todas las historias y sentimientos que tuve en Sölden».