Es necesario actualizar su navegador

Bienvenido a rolex.com. Para proporcionarle la mejor experiencia posible, rolex.com requiere una actualización del navegador. Utilice una versión más reciente de su navegador para visitar nuestro sitio web.

Siga a Rolex en WeChat escaneando el código QR.

Jack Nicklaus

Cada Rolex tiene una historia que contar

El estadounidense Jack Nicklaus está considerado como uno de los mejores golfistas profesionales de todos los tiempos: ha ganado una cifra récord de 18 Majors. Tras su victoria en el Masters de 1966, se convirtió en el primer campeón de este torneo en dos ediciones consecutivas. Aquella hazaña le elevó a lo más alto del golf. Nicklaus, uno de los «Tres Grandes» junto a Arnold Palmer y Gary Player, sigue llevando un Rolex Day-Date que se puso en la muñeca hace más de 50 años. Este reloj ha sido testigo insustituible de una carrera que ha dejado una huella imborrable en este deporte.

Every Rolex Tells a Story - Jack Nicklaus

«Creo que la admiración y el respeto que sentía por Arnold y Gary jugaron un papel muy importante en mi carrera. Eran contemporáneos míos, pero les consideraba modelos a seguir».

El golf es un deporte individual en el que tú eres el único responsable de lo que haces. No es un juego de equipo. En el golf, todo depende de tu esfuerzo: siempre estás solo. Tienes que rendir al máximo de tu capacidad con integridad y deportividad.

En 1966 estaba casado y con tres hijos, había ganado el Grand Slam y me sentía en la cresta de la ola. En aquella época, Arnold Palmer, Gary Player y yo dominábamos este deporte, y nos llamaban «los Tres Grandes». No nos importaba para nada en qué lugar nos colocara la gente: lo único que queríamos era ganar y ser «el Más Grande», y por eso había tanta competitividad entre nosotros. Pero creo que unidos éramos más fuertes que cada uno por separado. Competíamos juntos, cenábamos juntos, nos divertíamos juntos, viajábamos juntos. Éramos muy buenos amigos. Si alguno de nosotros tenía un problema, allí estábamos los otros dos. Nos apoyábamos los unos a los otros. Creo que la admiración y el respeto que sentía por Arnold y Gary jugaron un papel muy importante en mi carrera. Eran contemporáneos míos, pero les consideraba modelos a seguir.

El reloj Rolex de Jack Nicklaus

Aquel mismo año, fuimos a Tokio a jugar la Copa Canadá. Arnold, Gary y yo acudimos a un cóctel organizado por Rolex. En agradecimiento, Rolex me pidió que eligiera un reloj. Yo me quedé con este Day-Date «de oro» porque Gary Player, que en aquel momento estaba con Rolex, me dijo: «este es el mejor». Desde entonces, lo he llevado prácticamente a todas partes. Ha sido testigo de todos los torneos que he ganado y todos los homenajes que he recibido por el mundo entero; ha estado conmigo en muchos lugares especiales. Yo nunca había sido propietario de un reloj antes de este Day-Date. Después he tenido muchos otros relojes, pero este es el único que uso.

«Ha sido testigo de todos los torneos que he ganado y todos los homenajes que he recibido por el mundo entero; ha estado conmigo en muchos lugares especiales».

Este Rolex ha visto pasar mucho tiempo y sabe muchas cosas sobre mí. Representa gran parte de lo que Jack Nicklaus ha logrado a lo largo de su carrera, y hay coleccionistas a quienes les gustaría poseer esa historia. Tenemos la intención de subastarlo, probablemente el año que viene. Y, si el plan se concreta, espero que podamos crear una bonita historia alrededor de este reloj. El dinero debería destinarse a una causa benéfica. Queremos que vaya a la Nicklaus Children’s Healthcare Foundation (Fundación Nicklaus para la sanidad infantil) para que contribuya a dibujar una sonrisa en la cara de miles de niños.

«Pienso que este Rolex ha visto todo lo que un reloj usado por una misma persona puede llegar a presenciar. Es un viejo amigo; un viejo amigo muy querido».

La longevidad es algo que creo que todos buscamos. Queremos que nuestras vidas sean estables. Yo he usado este reloj durante 51 años, llevo 58 años casado y hemos vivido en la misma casa 48 años. No me van los grandes cambios, me gusta la estabilidad. Pienso que este Rolex ha visto todo lo que un reloj usado por una misma persona puede llegar a presenciar. Es un viejo amigo; un viejo amigo muy querido.