Es necesario actualizar su navegador

Bienvenido a rolex.com. Para proporcionarle la mejor experiencia posible, rolex.com requiere una actualización del navegador. Utilice una versión más reciente de su navegador para visitar nuestro sitio web.

Siga a Rolex en WeChat escaneando el código QR.

Angelique Kerber

Cada Rolex tiene
una historia que contar

Angelique Kerber, la tenista profesional alemana, ganó su primer título de Grand Slam® en 2016 al vencer a Serena Williams en el Australian Open. Ese mismo año se proclamó como la número uno mundial. Empezó a jugar al tenis con tres años y como profesional a partir de los 15 años. La perseverancia de Kerber dio sus frutos en 2011 en el U.S. Open en Nueva York, cuando ascendió de la posición número 91 y se convirtió en una sorprendente semifinalista. Un momento que ella denomina su triunfo y a su vez, el lugar donde decidió recompensarse a sí misma con un reloj Rolex.

«Cuando tenía 15 años, solía soñar con estar donde estoy ahora. Pero no es tan fácil como pensaba que sería».

Estaba muy feliz cuando me convertí en la número uno mundial de mayor edad. He tenido muchos altibajos, de los cuales he aprendido, y estoy disfrutando del deporte mucho más que hace cinco o diez años. Por esta razón estaba tan satisfecha de llegar a la cima cuando lo hice. Cuando tenía 15 años, solía soñar con estar donde estoy ahora. Pero no es tan fácil como pensaba que sería.

Estaba muy nerviosa en mi primera final de Grand Slam® porque no sabía qué esperar. Pero me dije a mí misma: «Vale. Tienes que aprovechar esta oportunidad, porque no sabes si volverás a jugar quizás una, dos o tres finales de Grand Slam® en tu vida». Y salí a la pista a demostrarle al mundo que soy una de las mejores.

Reloj Rolex de Angelique Kerber

«A partir de ese momento, creí en mí misma y en mi juego. Ganar en Nueva York fue mi mayor logro».

Nueva York es muy especial para mí por 2011. Fue el triunfo en mi carrera. Comencé el año perdiendo cada partido que jugaba en las primeras rondas, fue realmente duro. Cuando llegué a Nueva York, el último Grand Slam® del año, jugaba de nuevo al tenis como una niña: con mucha paciencia, diversión y alegría. A partir de ese momento, creí en mí misma y en mi juego. Ganar en Nueva York fue mi mayor logro.
 

Conseguí este reloj cuando estaba en Nueva York hace dos años. Solo estuve 10 minutos en la boutique porque sabía exactamente qué reloj quería. Y a esas alturas de mi carrera pensé: «He logrado tantas cosas... ahora es el momento de conseguir algo para mí». Elegí Nueva York porque fue el punto de inflexión en mi carrera.

Creo que el reloj forma parte de mí. Llevarlo me llena de confianza porque sé su historia y me siento bien al poder lucir el reloj, al poder mostrárselo a personas que quizás no conocen mi historia.

«Sabía exactamente qué reloj quería. Y a esas alturas de mi carrera pensé: "He logrado tantas cosas... ahora es el momento de conseguir algo para mí"».

Formar parte de la familia Rolex significa también mucho para mí: cada persona ha conseguido logros muy importantes y todos luchan por ello. Todo el mundo tiene altibajos —ellos aprenden de los momentos más difíciles y nunca se rinden.

Historias
que inspiran

Angelique Kerber

Desde muy temprana edad, demostró un espíritu independiente y una ética de trabajo sin igual. A pesar de su complicado inicio de carrera, nunca hizo caso a sus detractores. Esto le ayudó a volver a despertar su determinación y, finalmente a redescubrir su amor por el deporte. Su feroz perseverancia y su renovada pasión le llevaron a ganar dos títulos de Grand Slam® en 2016 y al número uno del mundo por primera vez.

Rolex y Angelique Kerber - Cada Rolex tiene una historia que contar
Descubra la historia de Angelique Kerber con Rolex. La tenista alemana y embajadora Rolex habla sobre lo que significa llevar su Rolex Datejust.

Selección para
mujeres excepcionales

Ellas se oponen a las limitaciones. Desafían la tradición. Afrontan nuevos retos e inspiran al mundo con sus logros extraordinarios.