Fiabilidad

Pruebas superadas

Pocas veces se ha identificado tan acertadamente a una empresa con la búsqueda de la excelencia, la exploración de lo absoluto y el descubrimiento de nuevos enfoques y soluciones innovadoras. Desde siempre, los relojes Rolex han demostrado su valía en las condiciones más extremas imaginables: desde las aguas abisales de los océanos más profundos hasta las cumbres de las montañas más altas; desde el aire hasta las pistas de carreras. Y para garantizar que cada reloj Rolex colma todas las expectativas, se somete cada uno de ellos a pruebas extremas antes de abandonar la sede Rolex.

Relojería: pruebas superadas

DESDE SIEMPRE, LOS RELOJES ROLEX HAN DEMOSTRADO SU VALÍA EN LAS CONDICIONES MAS EXTREMAS IMAGINABLES.

El cierre perfecto

El Oysterlock

Golpes accidentales y gestos cotidianos —y por supuesto, ascensos a escarpadas cumbres o inmersiones a grandes profundidades— pueden someter el brazalete y el cierre de un reloj a las sacudidas más bruscas. Durante la fase de desarrollo, el Oysterlock de nueva generación incorporado a los modelos Profesionales de Rolex soportó 26 tipos de caídas distintas. También fue sumergido en tanques de cloro y agua salada con arena, donde se abrió y cerró decenas de miles de veces —tres veces más de los movimientos de un cierre en un ciclo de vida normal—, para garantizar la funcionalidad completa del reloj incluso en las condiciones más duras.

Relojería: pruebas Oysterlock
  • Pruebas
    de hermeticidad
    rigurosas

    Desafío a los elementos

  • A PRUEBA DE GOLPES
    Los relojes Rolex deben someterse a más de 20 pruebas de caída distintas antes de su comercialización. La prueba de homologación más dura es la que lleva el revelador nombre de  bélier (carnero, en francés).

    Leer más
  • PRUEBAS DE HERMETICIDAD RIGUROSAS
    Todos los modelos Oyster Perpetual están equipados con la caja Oyster, lo que proporciona al movimiento una protección óptima contra agua, polvo y golpes.

    Leer más
  • VARIOS AÑOS EN UNA SEMANA
    En la sede de Plan‑les‑Ouates, detrás de un cristal de seguridad, un extraño robot blanco está sumido en una constante actividad febril día y noche.

    Leer más
  • El tanque de prueba
    del Deepsea

    Profundidades extremas

  • Para garantizar la hermeticidad del reloj de submarinismo Rolex Deepsea a la profundidad extrema de 3900 metros (12 800 pies), Rolex pone a prueba cada ejemplar en un tanque de alto rendimiento diseñado para la ocasión.

    Leer más
  • La presión que ejerce el agua sobre el reloj a esa profundidad equivale a una fuerza de 4,5 toneladas; con una fuerza tan destructiva como ésta, el menor fallo en él podría causar la implosión. Por razones obvias, todos los relojes Rolex Deepsea a la venta han sobrevivido a esta prueba.

Precisión con certificado

EL SELLO VERDE

El sello verde que acompaña a su Rolex simboliza su estatus de Cronómetro Superlativo. Esta exclusiva certificación da fe de que el reloj ha superado con éxito una serie de controles finales específicos llevados a cabo por Rolex en sus propios laboratorios y según sus propios criterios, como complemento de la certificación oficial COSC de su movimiento. Estas pruebas inigualables, relativas a la precisión cronométrica tras el ensamblado, la hermeticidad, la cuerda automática y la autonomía, elevan los límites de su rendimiento y convierten a Rolex en el estándar de excelencia en el ámbito de los relojes mecánicos. El sello verde acompaña, asimismo, una garantía de cinco años aplicable a todos los modelos Rolex.

Relojería: sometidos a pruebas extremas COSC