Historia de Rolex

Intrínsecamente vinculada al espíritu pionero y visionario del joven Hans Wilsdorf, su fundador

El primer reloj
hermético

1926

En 1926, Rolex marcó un importante hito con la creación del primer reloj hermético al polvo y al agua. Bautizado con el nombre de “Oyster", estaba equipado con una caja sellada herméticamente que garantizaba la protección óptima del movimiento.

La travesía del Canal

1927

Afirmar que un reloj es hermético no es lo mismo que demostrarlo. En 1927, un Rolex Oyster atravesó el Canal de la Mancha en la muñeca de una nadadora inglesa llamada Mercedes Gleitze. La travesía duró más de 10 horas, y una vez finalizada, el reloj seguía funcionando perfectamente.

El concepto de Testimoniales

1927

Para celebrar la travesía a nado del Canal, Rolex publicó un anuncio de página completa en primera plana del diario Daily Mail, proclamando el éxito del reloj hermético. Este evento marcó el surgimiento del concepto de Testimoniales.

El movimiento Perpetual

El movimiento Perpetual

1931

En 1931, Rolex inventó y patentó con el rotor Perpetual el primer mecanismo automático del mundo. Este ingenioso sistema, una verdadera obra de arte, se encuentra hoy en el corazón de todos los relojes automáticos modernos.

Sobrevolar el Everest

1933

La primera misión que sobrevoló el Everest estaba equipada con relojes Rolex Oyster. Los integrantes del equipo manifestaron su total satisfacción con el funcionamiento de los relojes.

Un laboratorio viviente

1935

Rolex encontró la mejor manera de probar, mejorar y exhibir el Oyster en diferentes sectores. Para Rolex, el deporte, la aviación, el automovilismo y las expediciones fueron laboratorios vivientes para probar los innumerables atributos técnicos de sus relojes.

Sir Malcolm Campbell

1935

En los años treinta, Rolex y Sir Malcolm Campbell, uno de los pilotos más rápidos del mundo, se unieron en la búsqueda de la velocidad. El 4 de septiembre de 1935, en Bonneville Salt Flats, Utah (Estados Unidos), el "rey de la velocidad" estableció un récord de velocidad terrestre de 300 millas por hora (aproximadamente 485 kilómetros por hora) al volante de su Bluebird y con un Rolex en la muñeca. Entre 1924 y 1935, Sir Malcolm batió el récord mundial de velocidad nueve veces, incluyendo cinco veces en Daytona Beach, Florida.

Una carta para Rolex

1935

"Hace tiempo ya que uso mi reloj Rolex, y sigue funcionando a la perfección en condiciones bastante extremas", Sir Malcolm Campbell.

El primer Datejust

1945

El año 1945 fue testigo del nacimiento del Datejust, el primer cronómetro de pulsera de cuerda automática en indicar la fecha a través de una ventanilla en la esfera. El Datejust, un reloj de gran distinción, estaba equipado con un brazalete Jubilé creado especialmente, y un bisel estriado que lo identificaba inmediatamente como un Rolex. Es el pilar de la colección Oyster. Disponible inicialmente en versión masculina, varios modelos en versión femenina hicieron su aparición a lo largo de la década siguiente.

El hombre misterioso

1947

En 1947, Hans Wilsdorf obsequió el Datejust - que logró la distinción de ser el reloj número 100.000 de la marca en obtener el certificado oficial de cronómetro - a un ilustre caballero, al que describió como una de las personalidades más importantes de nuestros tiempos. La identidad de este caballero nunca ha sido desvelada.